Datos personales

Mi foto
Escribí Lo que cura es el vinculo / "Economia y Felicidad / y "Educar Sin Culpa". Esposo, Padre, Hijo, Amigo

martes, 22 de diciembre de 2015

El Principito y el Arbol de Navidad


Por Belu y Ale De Barbieri
El Principito llegó a un planeta que sólo tenía un árbol, era un árbol de Navidad.
-¿Qué estás haciendo? preguntó El Principito
-Esperando dijo el Árbol de Navidad, en realidad ya estoy cansado de esperar…
-¿Esperando a quién? preguntó El Principito
-No sé su nombre dijo el Árbol, pero siempre en esta fecha me traen muchos regalos y es mi día más esperado porque por aquí no pasa nadie nunca…
-¿El resto del año estás solo? preguntó El Principito
-Sí, me quedo solo esperando, porque en realidad nunca vino el del festejo ¿no serás vos? Me ilusiona que aparezca algún día…, dijo el Árbol. Solo me dejan regalos y se van, y vos estás conversando conmigo, nunca nadie se quedó a conversar conmigo tanto tiempo…
-Bueno, no sé si soy yo, puede ser… dijo El Principito, y ¿qué es Navidad? ¿es tu apellido?
-Navidad quiere decir Nacer, dijo el Árbol. Para mí desde ahora este día será tu cumpleaños, tu nuevo nacimiento ¡y también el mío! ¡Al fin le puedo poner nombre a la alegría!
-Pero yo ya nací, creo…, se dijo El Principito dudando…
-¡Ah sí! pero se nace de nuevo cada vez que nos encontramos con otros ¡como nosotros hoy!
-Nacer de nuevo, se dijo El Principito, y lo repitió para no olvidarlo. Pero mira, prosiguió, no estoy seguro de ser yo, pero si eso te hace feliz me alegra mucho. Entiendo que es difícil estar alegre por alguien que no se conoce.
-¡Qué bueno que nos estamos conociendo! Lo esencial es visible cuando se conoce lo que se ama
-¿Vas a venir el año próximo entonces?, preguntó el Árbol ilusionado
-Sí claro, ¿me vas a esperar? preguntó El Principito
-Ahora todos los 24 y desde antes, te estaré esperando… mi corazón estará alegre incluso antes de que llegues. Hace unos días no sabía a quién esperar, ahora ya sé quién eres y tú también sabes que yo te espero aquí. Tampoco tenía con quien celebrar. Es tan triste celebrar solo…
-De ahora en adelante, dijo El Principito, voy a venir cada 24 para nacer de nuevo contigo. Nadie nace solo, se precisan dos siempre para renacer.
-¿Qué vas a hacer con los regalos? dijo el Árbol
-¿Qué es un regalo? preguntó El Principito
-¿Cómo? ¿No sabes? ¿Nunca te regalaron nada? Es lo que te traen acá todos los años, juguetes y cosas varias.
-¿Y para qué sirven? preguntó El Principito
-Para jugar supongo y para tener algo para hacer, para que te entretengas y no te aburras
-Qué raro, dijo El Principito, yo no tengo tiempo para aburrirme, mi rosa me precisa y ahora me precisas vos, y ando paseando feliz por el Universo, mira si hay más planetas con solos como tú que esperan a alguien y nadie los visita… Mi rosa, mi viejo amigo el Zorro y ahora Tú y nuestra Navidad son mi regalo, no preciso nada más, ni quiero que me entretengan de perderme de conocer amigos.
-Yo soy tu regalo entonces, le dijo el Árbol, pensé que eran estas cosas de acá…
-Sí, sos mi regalo porque vale para mi algo que no es un regalo material, dijo El Principito
-No entiendo, dijo el Árbol
-Regalo es el que es de corazón y no sirve para usarlo y dejarlo tirado. Las cosas son para usar y las personas para amar, dijo El Principito. Los hombres están confundidos, ahora aman las cosas y usan a las personas…
-Las cosas son para usar y las personas para amar, repitió el Árbol para no olvidarlo…

lunes, 21 de diciembre de 2015

Cerré su libro varias veces

Miren que lindo : " ud. no me conoce pero quiero que sepa que cerré su libro varias veces porque ésta madre no era capaz de asumir que cuando mi hijo salga al mundo no va ser "mi tesoro" pero he vuelto a abrirlo mil veces y me ha ayudado a ser mejor madre y estoy educando un gran niño quitando el verbo criar de mi vocabulario... felicitaciones!!! y gracias por compartir su trabajo...
saludos cordiales y felices fiestas!!!"

sábado, 19 de diciembre de 2015

Limón de oro

Gracias a la vida por el #librodeoro te entrego un limonero para no olvidar dar gracias cada vez que lo riegue ... No recuerdo que escritor dijo que hay gente que vive solo para escribir un libro.. Que en un libro de resume la obra de un autor.. Por si este es el caso .. No lo sé ... Gracias y gracias a cada persona que una vez fue a una librería y pidió por un libro mío. Hace un año que lo escribí... Como dice Borges " hace tanto tiempo que lo escribí que no se puede decir que yo soy el autor "... De la vida a la vida vuelve ... Uno es un humilde mensajero ... T uds también lo son queridos amigos ... Brindo por los oros vuestros , la mirada de tu hijo, el cansancio al final del día , lo construido y sufrido que le da sentido a tu vida , estoy sensible sigo llorando , sigo alegre ...

lunes, 14 de diciembre de 2015

El perdón

Columna en Oceano FM " " Abrepalabra "

http://www.oceanofm.com/abrepalabra/texto-y-contexto-alejandro-de-barbieri-el-perdon.html

viernes, 11 de diciembre de 2015

Un pasado feliz


“El éxito y el fracaso son dos grandes impostores” Rudyard Kipling
“No te deseo nada para lo porvenir, deseo que puedas hacerte un pasado feliz” Jaime Sabines
Viktor E Frankl, médico, fundador de la Logoterapia, afirmaba que la trayectoria de una vida no podía conocerse únicamente a través de un eje horizontal que va del éxito al fracaso. Mucha gente evalúa el grado de satisfacción en su vida según esta polaridad. Este autor denomina “homo faber” al ser humano que realiza una lectura de su vida desde este eje, considerando exitoso en el amor a aquel que tiene pareja y fracasado en que no; exitoso a aquel que tiene trabajo y fracasado el que no. Para muchas personas, basta con esta visión lineal para definir si es feliz o no. Pero Frankl complementa este eje con otro vertical, en cuyo extremo superior encontramos la realización del sentido de la vida y en el inferior, la “apatía” o el sinsentido. En esta linea vertical estaría el “homo patiens”, el hombre que evalúa su vida entre el sentido y el sinsentido.
Se forma así una “cruz de hilos”, con cuatro cuadrantes, a partir de la cual la vida se puede valorar desde el éxito o fracaso y desde el sentido o el sin sentido. De esta manera encontramos cuatro posibles situaciones:
  • la persona exitosa desde el homo faber (logros), pero vacía desde el “homo patiens” (sin sentido en su vida).
  • la persona exitosa desde el homo faber y con una vida con sentido.
  • la persona que se siente fracasada y sin sentido en la vida.
  • la persona que no ha obtenido aquello que socialmente se requiere para ser “exitoso”, pero que vive una vida con sentido.
Esto nos habla de la vivencia de los valores en nuestra sociedad: se puede ser feliz con o sin trabajo, no estamos condenados a la infelicidad por no tener trabajo o no estar en pareja o casados. Y se puede estar en pareja y ser infeliz. El homo faber, el hombre “que hace”, es una dimensión de la persona, pero está incompleta si no le sumamos el eje vertical (sentido-apatía). Todo psicoterapeuta que en su consulta recibe el drama de una persona que sufre por no tener trabajo, intenta ayudarle a que cambie de actitud, a que desarrolle sus aptitudes y poder así encontrar un nuevo trabajo. Ambos aspectos son importantes: lo que se hace y la actitud con la que se hace.
Si limitamos este esquema al ámbito de lo laboral, podríamos encontrar las siguientes opciones:
esquema
En el cuadrante superior izquierdo, estarían aquellas personas que están desempleadas desde el homo faber pero que viven esa situación con una actitud positiva. Pueden sufrir la carencia de un trabajo, pero ser desempleado no es estar desocupado. Podemos estar sin empleo, pero ocuparnos de nuestros hijos, de la familia y de mejorar nuestras capacidades para un nuevo trabajo. En el cuadrante superior derecho, están aquellas personas que son “exitosas” desde lo que hacen, trabajo, familia y a su vez se sienten plenas en su trabajo. En el cuadrante inferior derecho, están aquellas personas que tienen empleo pero su vida no tiene sentido. Puede ser algo transitorio (domingos de tarde por ejemplo), pero si esta situación se vuelve crónica, pueden caer en el llamado “Burn Out”, el síndrome de fatiga por estrés, cuando lo que hago me aleja de lo que soy . Y por último en el cuadrante inferior izquierdo están aquellas personas que están en mayor grado de riesgo y vulnerabilidad psicológica: sin trabajo, desempleados y desocupados. El riesgo de depresión aquí es muy grande, y es el cuadrante en que los agentes de salud mental debemos poner más énfasis y estar atentos. Puede ser un breve período de “vacío existencial”, o puede cronificarse, estancarse y crecer la idea de que “mi vida no tiene sentido”.
Estamos llegando a fin de año, quedan algunos días para reflexionar y evaluar lo vivido, lo sufrido y lo creado este año. Este cuadro nos ayuda a evaluar y aclarar en qué lugar estamos hoy en nuestra vida y respecto a nuestro año 2015.
Dice el poeta Jaime Sabines al inicio de este columna “No te deseo nada para el porvenir, deseo que puedas hacerte un pasado feliz”.
Cuando uno decide la vida que lleva, se siente libre, responsable y sale de la actitud de víctima. Yo elijo cada día lo que quiero vivir y cómo lo vivo. Si hay condicionantes (como siempre hay: familia, vínculos, trabajo, dificultades), puedo tomar una actitud respecto a lo que me pasa. Eso me hace decidir hoy cómo quiero vivir y lo guardo en mi pasado. Cuando el ser persona es ser libre y responsable, no soy una víctima del mundo en el que vivo, sino que hago algo con lo que me tocó. Eso me hace decidir cada día, y por lo cual mi pasado no me condena, sino que guardo en él el fruto de lo que decido hoy. Usted lee esta columna hoy y puede decidir enviarla a un amigo o quedarse pensando o cambiar de actitud. Y en diez minutos, mañana, ya es pasado, ha pasado. Lo que elegimos guardar en nuestro pasado, es lo que depende en parte de nosotros. Esa parte es nuestra responsabilidad, nuestra habilidad para responder. Este año puede estar lleno de vivencias positivas y negativas; seguramente nos han ocurrido muchas cosas, hemos vivido situaciones positivas, otras no tanto. La vida incluye muchos si y muchos no. Al repasar este año, nos puede invadir un sentimiento de tristeza: es recomendable dejarlo venir, no luchar por cambiar ese sentimiento, aceptarlo, pero que no nos frene, y darle entonces un cierre distinto al año. Podemos tener en la memoria muchas imágenes que no queremos recordar, pero enfrentarlas nos dará el coraje para dar la bienvenida a lo que tenemos por delante así como para aprender de lo que pasó.
Si ponemos foco únicamente en lo negativo ocurrido, corremos el riesgo de frenarnos, de lastimarnos y de terminar convenciéndonos que “nada bueno paso”. Si todavía tenemos presente en el corazón los testimonios de vida de los niños de la Teletón, que hace muy poco iluminaron nuestras vidas, nos tendría que bastar para poder levantarnos cada y honrar lo que el día nos trae. No es lástima, es coraje para enfrentar; no es compasión barata, es vivir incluyendo las dificultades diarias. Qué linda actitud nos enseñan estos niños: se puede vivir con esperanza y con alegría más allá de nuestras limitaciones físicas, psíquicas, sociales, etc. Todos somos limitados en algo, pero no lo seamos en nuestra capacidad para cambiar de actitud, para asumir la vida con alegría y valorar lo bueno que nos pasó este año. No seamos limitados en la capacidad de soñar, en la capacidad de mirar a nuestro alrededor y ver posibilidades. Las personas fatalistas suelen prestar más atención a lo negativo. Pero atención: miremos con cuidado, detengámonos en cada sueño que tuvimos a principio de año y miremos ahora dónde estamos, cómo nos fue. ¿Podría haber salido mejor? Quizás si, pero salió como salió y ahora lo acepto, lo integro a la vida y doy gracias por estar vivo, por poder repasar mi vida, mis logros y mis temas pendientes. Todo me recuerda que sigo caminando, que ha pasado otro año, como dice Benedetti: “otro año le has ganado a tus sombras”.
Seguramente algún lector al ver el cuadro del “Sentido el trabajo”, podrá verse reflejado en que este año pasó por los 4 opciones. Hubo momentos de plena felicidad, éxito desde el “homo faber” y plenitud desde el “ homo patiens”. Quizás hubo otros días de tristeza, de soledad, de que nada tenía sentido, a pesar de seguir cumpliendo con sus obligaciones laborales y familiares. Y hubo momentos en que dudó de todo. Esto nos recuerda lo que Frankl decía: “A la vida no se le pregunta por el sentido de la vida, sino que es la vida misma la que pregunta y nuestras acciones son la respuesta a esa pregunta.” ¿Cómo le vamos a seguir respondiendo?
Por eso mis deseos son los del poeta Sabines: “te deseo un pasado feliz”. El futuro traerá lo suyo y lo que nosotros queramos que traiga. Como decía mi amigo Lucas “cuando no esperas nada de la vida, todo lo que recibes es un regalo”. Que este diciembre nos traiga “pocas expectativas” para celebrar cada semilla cotidiana de alegría y brindar; por que la vida es más fuerte que la muerte, que el dolor y que las tristezas que se empeñan en frenarnos. No nos dejemos frenar, hospedemos los embates negativos, lloremos nuestras penas en silencio o en compañía (la pena compartida es la mitad de la pena dice Machado) y luego a salir a la vida que nos está esperando, caprichosa por seguir vivita y coleando, nos traerá alegrías y tristezas, nos traerá sufrimientos y felicidades, nos invitará a abrazarla más grande, a abarcar lo bueno y lo malo, los “éxitos y fracasos”; ya que como dice Kipling: “El éxito y el fracaso son dos grandes impostores”.
Publicado en El Pais, 10 diciembre 2015

Por Alejandro De Barbieri. Psicólogo, docente y comunicador. Autor: Lo que cura es el vinculo, Economia y felicidad y Educar sin culpa. Podés seguirlo en twitter @AleDeBarbieri o visitar la web www.logoterapia.com.uy

jueves, 10 de diciembre de 2015

Oración para el encuentro


Oración para el encuentro :
 
“Yo soy "yo-tu" y tu eres "tu-yo"
 
Estoy en este mundo para escuchar lo que esperas de mi
 
Estás  en este mundo para conocer lo que espero de ti
Estamos para caminar juntos gracias a la esperanza compartida
 
Tu eres tu-yo y yo soy yo-tu...

Cuando nos encontramos, nos transformamos y crecemos

Cuando quiero que cambies, no te acepto como sos
Si te acepto como sos y tu me aceptas a mi,
el cambio vendrá como consecuencia del amor
Somos-siendo-con-el-otro..
 
Tú eres "tu-yo" y yo soy "yo-tu", somos siendo...
 
Gracias por ayudarme a ser yo mismo
en ti ,
en los demás
y en el mundo .
Gracias por ayudarme a amar mi destino
y mis desatinos"

Alejandro De Barbieri

martes, 8 de diciembre de 2015

Konrad Lorenz escribe sobre la frustración

 "Los ocho pecados mortales de la humanidad civilizada" Konrad Lorenz


"Entre los mayores atentados de la doctrina pseudodemocrática figura el de condenar el orden jerárquico natural entre dos personas como un impedimento frustratorio para todo sentimiento afectuoso: sin él no puede existir siquiera forma más natural del amor humano que usualmente une a todos los miembros de una familia; con la educación "no frustratoria" se ha transformado a millares de niños en desdichados neuróticos"


"Sólo cuándo uno quiere con la máxima profundidad anímica a una persona y simultaneamente le profesa hondo respeto , se presta para hacer suya su tradición cultural. Evidentemente, hoy día falta esa "figura paterna" en un número casi espantoso de adolescentes. El padre real fracasa con frecuencia y el alumnado mutitudinarios en escuelas y universidades impide su sustitución por un maestro digno de acatamiento"



viernes, 4 de diciembre de 2015

Frustrarme y decime que te amo (Entrevista en Montevideo Portal. 03.12.2014)

Frustrame y decime te amo



El daño que ha hecho la psicología en la sociedad es tremendo": el psicólogo Alejandro De Barbieri cantó Las 40 de Montevideo Portal. Por Gerardo Tagliaferro.

Si estoy en una rueda de boliche en medio de una discusión sobre los hijos y la mar en coche y me descuelgo con que a los niños hay que frustrarlos, frustrarlos y frustrarlos -así, con ese énfasis-, voy a tener que explicarlo muy bien para que no me adjetiven un poco fuerte.

Quien está en condiciones de explicarlo es Alejandro de Barbieri, que es psicólogo pero está en conflicto con la psicología, o al menos con parte de ella: la que según su opinión sustenta el paradigma con que padres y docentes pretenden educar a sus hijos y tiene alguna responsabilidad, entre otras cosas, en el alto número de intentos de suicidio adolescente.

"Si yo al joven lo frustro y a su vez le digo lo que espero de él, o sea, me animo a ser el malo de la película, él me va a poder decir: ‘Yo sé que vos querés que sea periodista como vos, pero yo quiero ser otra cosa'", dice ante el grabador encendido en su consultorio del CELAE (Centro de Logoterapia y Análisis Existencial), la institución que dirige.

"Criar se cría a un perrito, pero al niño se lo educa", sostiene De Barbieri y agrega -citando a Savater- que "educar es frustrar" y si esto no sucede, "el pibe queda perrito": come, duerme y si lo trato mal, muerde.
Autor de dos libros de "autoayuda" que han sido éxitos editoriales -"toda lectura es autoayuda", cree él- es uno de los principales exponentes en Uruguay de la logoterapia, una corriente de la psicología creada por el austríaco Víktor Frankl -un exprisionero de los campos de concentración nazis- que postula la indivisibilidad de lo biológico, lo psicológico y lo espiritual y considera a la búsqueda de sentido en la vida como la principal necesidad del individuo.

"Hasta ahora mis colegas no me han hecho bullying", se alegra De Barbieri, porque sus misiles contra la "psicología determinista", aquella que trata de "explicar las cosas", son pesados. Para él, el mundo y los seres humanos estaríamos mejor "sin tanta explicación y con más implicación".


1) Fernando Savater dice, y tú lo has citado, que los pesimistas pueden ser buenos domadores pero no buenos maestros.
Buenísimo. También dice que "educar es frustrar". Savater dice: "Si usted es pesimista, usted doma". Hay que entender la diferencia entre criar y educar.
2) ¿Dónde está esa diferencia?
Criar se cría a una mascota, a un perrito, pero al niño se lo educa. Y el drama que tenemos hoy en día es que como los padres no se animan a frustrar, el pibe quedó perrito. Se los digo así.
3) ¿Y qué significa quedarse perrito?
A Simba le das de comer, duerme la siesta y ya está, no lo jorobes más. Te hace el baile cuando estás llegando, pero después quiere comer y dormir. Los adolescentes también, se parecen mucho a un perrito, pero para que se transforme en persona se tiene que levantar solo y tener ganas.

"Criar se cría a un perrito, al niño se lo educa. Y el drama que tenemos es que como los padres no se animan a frustrar, el pibe quedó perrito"

4) ¿Vivimos en una sociedad pesimista?
En Uruguay tenemos de ocho a diez intentos de suicidio por día. Savater dice que uno puede ser pesimista pero en privado: con su pareja, con el psicólogo, con un amigo. ¿Vamos a seguir repitiéndonos estas cifras todos los años? ¿Qué estamos haciendo para cambiar?
5) No todos los intentos de suicidio son de gente que quiere morir, ¿verdad? Muchas veces hay una búsqueda dramática de llamar la atención.
Sí, pero si hay más de tres ya hay muchas chances de que la persona... Igual hay un mito que a veces la gente lo usa mal: "El que dice que se va a matar no lo va a hacer", entonces al final se termina matando. Cualquier persona que dice que... para nosotros los psicólogos hay un alerta, hay que prestarle mucha atención.
6) En un adolescente con conducta suicida, ¿puede haber una especie de grito desesperado a sus padres?
Está todo vinculado. Lo que pasa es que los padres no los queremos frustrar, porque "no quiero que el nene sufra lo que yo sufrí"... Es un daño que ha hecho la psicología determinista a la gente, que dice "no toques al nene porque lo vas a traumar". Bueno, si no lo toco yo, ¿quién lo va a tocar? El niño tiene que ser educado por mí.
7) El problema de las culpas de poner límites.
Claro. La otra vez decidimos cambiar de liceo a nuestras hijas, lo decidimos los padres y chau. "Van a llorar"... claro que van a llorar. Pero lo deciden los adultos. Ahora estamos encantados porque hasta nos están contando cosas que nos demuestran que la decisión que tomamos fue la mejor. Siempre digo en las charlas: "Traumalo vos antes que lo traume Tinelli". No me refiero al trauma sexual, en un sentido grave, hablo de "te dije que no, y es no". "Ah, papá, sos malo". "Sí". "Entonces no me querés". "No te importa si te quiero o no". A vos te tiene que importar que te quiera tu pareja, si los pibes son más importantes que ella estás en el horno.
8) Los padres tenemos miedo de que nuestros hijos no nos quieran.
Exactamente. Eso se llama "madres vestales". Por eso yo hablo en mi libro de educar sin culpa y me mandó un mail mi prima de España y me dice: "Ale, te felicito por tu primer obra de ficción" (se ríe). Mi abuela educaba sin culpa y decía "tu madre salió así" o "tu tío salió así". Ella no creía tener nada que ver en cómo había salido mi mamá. Y nosotros en los últimos 30 años nos fuimos para el otro extremo: si le digo, si no le digo, si se murió la tortuga, si me voy a separar, si cambio de trabajo, pobrecito, lo va a afectar... Entonces, por ese miedo, claudico en el rol y tenemos hijos huérfanos. El primero que le va a decir "no" sin miedo es el docente y los padres se enojan con él porque es el primer malo. Antes el malo estaba en la familia, entonces el pibe entraba educado al aula.

"A vos te tiene que importar que te quiera tu pareja, si los pibes son más importantes que ella estás en el horno"

9) Hace un tiempo escuché a tu colega Álvaro Alcuri decir que él integraba la primera generación de padres culpables y decía: "Cuando yo era chico sabía que un ‘no' era ‘no', y que atrás del ‘no' venía el zapatillazo".
Claro. En el libro puse frases de mi madre: "A mí me duele más que a ti". Cuando trabajo con jóvenes la utilizo y les pregunto qué es esa frase y les doy opciones: ¿un programa de entretenimiento español? Se matan de la risa, no saben lo qué es. Menores de 20 años no saben lo que quiere decir "a mí me duele más que a ti", nunca lo escucharon. O les pongo una viñeta de Quino en la que aparece Guille gritando "dije que no me voy a bañad y no me voy a bañad", y después pasa la madre arrastrándolo de un brazo. Hoy los psicólogos dirían que lo está arrastrando y que eso es violencia, que el niño está expresando un deseo y su madre no lo está tomando en cuenta. En mi libro puse un capítulo inspirado en mi hija grande, de 14 años: "Coaching para que el hijo adolescente entre a bañarse y no salga traumado". Otro es coaching para que el nene abra el yogur o para que ande en ómnibus solo.
10) Es más cómodo abrirle el yogur y resolver el problema.
Por eso hoy te hablaba de las "madres vestales", aquellas que tienen miedo de que el hijo no las quiera. Y yo les digo que es más importante que su pareja siga enamorada de ella. Enamorada, no que la quiera. El otro día un paciente me dice: "Ella no quiere tener sexo". "¿Con quién?", le pregunto yo. "¿Con Brad Pitt, con el portero o con usted, señor?" "No, conmigo". "Ah, ¿y usted no tiene nada que ver?" Porque somos personas, no somos perritos. A la Rosita la tengo que encerrar cuando está en celo, porque no puede elegir con quién tener sexo. Entonces, volviendo a los hijos, si yo tengo miedo de que mi hijo no me quiera no lo voy a frustrar, y el exceso de protección parental ha hecho que nuestros hijos sean más inmaduros emocionalmente. Entonces, a la primera de cambio, con 15 años, la novia lo deja e intenta suicidarse.
11) ¿Hemos involucionado entonces a tu criterio?
Bueno, yo denuncio eso y por ahora por suerte no he tenido mucho bullying de mis colegas, parece que lo tomaron bien. ¿Cómo la gente no cree en los psicólogos y los psicólogos creen que sí? ¿Cómo no hacen psicología de los psicólogos? Yo doy charlas para empresas, para un montón de gente y les pido que levanten la mano los que creen los psicólogos. De 200 personas, ¿cuántas levantan?
12) Pero hay mucha gente hoy que recurre a un psicólogo.
¿Y? ¿Eso quiere decir que creen en lo que le dicen? Hoy de mañana estaba hablando con una paciente y le digo: "¿Vos me vas a pagar a mí o no?" "Sí", me dice. "Entonces, ¿te puedo decir algo o estoy pintado al óleo?" El papá debería conocer a su hijo mejor que el psicólogo, y después que haga terapia si la precisa. Yo no digo "no a la terapia", lo que digo es: la familia, el docente y la terapia si se precisa. Que estén los psicólogos y que la gente vaya lo único que dice es que está el dispositivo armado. La gente va igual cuatro, cinco años.
13) Sos discípulo de Víktor Frankl, que dice que la búsqueda de sentido es lo que define a la naturaleza humana. Explicame eso.
Sí, todos somos hombres y mujeres en busca de un sentido a la vida y enfermamos si no lo encontramos. Tenemos a los jóvenes de hoy, muchos no saben qué quieren para su vida. Y eso genera depresión, apatía, vacío existencial. Si yo al joven lo frustro y a su vez le digo lo que espero de él, o sea, me animo a ser el malo de la película, él me va a poder decir: "Yo sé que vos querés que sea periodista como vos, pero yo quiero ser otra cosa".
14) ¿Tenemos datos estadísticos sobre los resultados de la aplicación de una escuela u otra de la psicología?
Mi libro Economía y felicidad vendió 8.000 ejemplares en dos años, y este (Educar sin culpa) lleva vendidos 4.000 en dos semanas.
15) Me refiero a si hay estadísticas sobre el resultado que tiene aplicar lo que vos decís.
Ahí la tenés.
16) Que tus libros se vendan no quiere decir que quienes los leen sean mejores educando a sus hijos después.
El feedback que estoy recibiendo de la gente es increíble. Lo que pasa es que en el libro digo cosas que los psicólogos no dicen. El daño que ha hecho la psicología en la sociedad es tremendo.
17) ¿La psicología o alguna corriente en particular?
El enfoque determinista: "No toques al nene porque lo vas a traumar" o "no quiero que sufras lo que yo sufrí". ¿Cómo señor? ¡Lo que usted sufrió lo hizo crecer como persona! Cuando te echaron del trabajo, cuando te separaste de tu mujer, cuando perdiste un hijo. Tengo 43 años, ¿te parece que puedo seguir reclamándole a mi viejo lo que no me dio? ¿Que no fue el padre que quise que fuera? La psicología dice: "Mirá como salí yo; yo soy consecuencia de esto, ¿viste?"
18) ¿Las terapias no ayudan, decís?
Las terapias no curan a nadie, lo que cura es el vínculo. Nuestro enfoque está teniendo esta receptividad porque los demás enfoques explican la vida, pero la gente no precisa que le expliquen la vida.
19) ¿Y qué precisa?
La gente necesita sentirse comprendida, agradecer a sus viejos y tomar la vida en sus manos. Tengo un paciente de 60 años que me dice que su padre no fue el padre que él quiso que fuera. "¿Y vos te crees que vos lo fuiste para tus hijos?", le digo.
20) En definitiva, todo lo que los seres humanos hacemos ¿no termina siendo para satisfacer necesidades propias? 
Estamos inmersos en una cultura del ego y del individualismo. Nadie existe solo.
21) Lo que quiero decir es que, en definitiva, cuando yo no quiero frustrar a mi hijo , ¿no estoy pensando en mí? ¿Todo lo que hacemos no es, en última instancia, pensando en nosotros mismos?
Carlos Díaz, un filósofo español dice: "Me dueles, luego existo". Pero si mi pareja es todo para mí estoy en el horno, si mis hijas son todo para mí, estoy en el horno porque mañana se van a ir. Hay un eje de relaciones: yo y mi pareja, yo y mis hijos... Cuando el paciente narcisista me dice "yo me hice a mí mismo" o "yo no le debo nada a nadie", le digo: "¿A quién habrás deshecho para hacerte a vos?" Si no pongo un límite porque me voy a sentir mal, fijate qué egoísmo. "Dejalo un ratito más en la cama grande", "dejalo ser natural". Dejarlo ser natural es que sea perrito, que fluyan sus instintos.

"Muchos te dicen ‘mi hijo es lo más importante'. Por eso tiene tres años y lo tenés durmiendo en la cama grande"

22) Ahí es cuando hablás de "humanizar".
Humanizar es decir te quiero, te amo, pero también "te dije que no y es no". Mi hija llamó llorando a la madre porque se había olvidado unos zapatos que precisaba para un cumpleaños. La madre me pasa el celular y yo le dije: "Ya planificamos, vas como estás o no vas". Les digo a los padres: "Vos sos más importante que tus hijos". Eso es revolucionario porque muchos te dicen "mi hijo es lo más importante". Por eso tiene tres años y lo tenés durmiendo en la cama grande. ¿Es un curso intensivo para perder a tu marido? ¿O lo querés perder?
23) ¿Cuánto hay de formación en tu visión y cuánto de vivencias propias?
Uno no se da cuenta de cómo educó a sus hijos hasta que llegan a la adolescencia. Nosotros hemos sido exigentes con nuestras hijas porque hemos visto el peso de la no exigencia. En mi experiencia personal está el ser papá, ser esposo, ser hijo. Y de la teoría, el enfoque existencial, la logoterapia de Víktor Frankl está muy metida. El sentido de la vida, que somos libres y responsables. En las empresas entra un pibe de 25 años un lunes preguntando cuánto le falta para ser gerente y el viernes renunció por mensaje de texto. Y me dicen: "Ah, es la generación Y". ¿Y de dónde salió esa generación? Es un llamado de atención para los padres.
24) Los niveles de deserción y repetición liceal ¿tienen que ver con estas cosas que planteás?
Hay un dispositivo familiar que afecta, pero no pasa por el eje familias ensambladas - familias monoparentales. Los padres nos matamos trabajando para que no les falte nada y yo les digo a los gurises que pongan en el Facebook de su padre: "Papá, me faltás vos". Y afecta el pesimismo de los docentes, que ahora están más estresados porque el pibe antes entraba al aula educado, y además ellos también son padres. Recibí un mail de un maestro joven que me decía "gracias por darnos bola". Fijate la psicología qué lejos de la sociedad está.
25) Pero ¿por qué hay tantos chiquilines que no terminan el liceo?
Nosotros estamos trabajando en un proyecto que es formar, por ejemplo, a pibes que hacen psicología para que puedan dar biología (en los liceos). Entonces falta un profesor y los pibes no se quedan fumando un porro en la esquina, llamamos a ese a que les dé biología y tienen clase. Y después les damos un coaching de motivación, de entusiasmo y los sostenemos todo el año, que es lo que falta en Secundaria. Pero un centro educativo no puede creer que educa a los pibes si no educa a los padres.
26) ¿Cómo reciben los padres tus recomendaciones de frustrar a los niños, de ponerles límites, etc?
Muchos ponen el límite y se sienten mal porque los psicólogos dicen que hay que hacer otra cosa, que hay que explicarles. Yo digo: menos explicación y más implicación. Si vos estás implicado no precisás explicar tanto. Los padres se desviven explicando porque hay psicólogos que les dicen eso. "Mirá, nene, te voy a explicar. Vos tenés la suerte que yo no tuve, porque a mí mi padre no me explicó". ¿La tenés esa frase? Buenísima. "Además la maestra me dijo que vos sos inteligente". El otro día una madre me dijo eso y le dije: "Señora, ¿y usted no se había dado cuenta?" Precisan que se lo diga otro. Mis hijas son troncas para matemáticas, las dos. ¡Pero cómo canta Martina, cómo actúa en teatro Belén! Cada una tiene sus dones, van a precisar apoyo en matemáticas y ya está.
27) Se dice que los jóvenes no se involucran en política, aunque en esta campaña hubo algunos indicios en contrario. ¿Qué opinás?
Los jóvenes replican las actitudes de los adultos: si ven a sus padres cansados, fatigados, van a replicar su modelo de conducta. Hay como una especie de desencanto en cuanto a cómo se puede incidir en lo político. En una charla con jóvenes en Nueva Helvecia pedí que levantara la mano el que estaba contento. Levantaron la mano cinco o seis y les dije: "Armen un grupito en Facebook" para empezar a cambiar la realidad. La neurosis fatalista de la que habla Frankl -"pase lo que pase es todo lo mismo"- es lo que tenemos que cambiar.
28) Pero ¿hay espacio para que se involucren?
Lo que pasa es que en este país yo soy joven y tengo 43 años. Sendic es joven y tiene más de 50. Mi hija Martina tiene 15, joven es ella, yo soy un adulto. Vamos a dejar que los gurises entren, pero si soy joven hasta los 60, el de 40 todavía tiene que probar. Como dice Gonzalo Frasca: en Uruguay siempre sacás el premio revelación.
29) ¿Cómo se combate, a tu criterio, la aparentemente creciente violencia juvenil?
Con educación.
30) Sin querer involucrarte en discusiones políticas, ¿crees que la baja de la edad de imputabilidad ayudaba?
Un pediatra francés, Aldo Naouri, dice que nuestros hijos tienen 7 años menos de edad psicoafectiva de la que tienen. En ese sentido, el tema de la baja de la edad de imputabilidad puede tener ese sustrato: ojo al gol, porque si un chico tiene 16 años, ni siquiera tiene esos, tiene 10 u 11 a nivel afectivo o emocional.

"La labor del padre es humanizar al niño: ‘Te dije que no y es no?'. Frustrarlo, frustrarlo y frustrarlo"

31) ¿La violencia de muchos jóvenes está ligada a cuestiones sociales como la pobreza o la exclusión?
Creo que el tema de la violencia no es un tema de Carrasco contra Casavalle, aunque a veces en lugares de estratos sociales más bajos se da más el machismo o la bestialidad o el descontrol. Yo puedo decirle a mis hijas "te dije que es no y es no" sin ir a la agresión. Tiene que haber una autoridad sana para que no se llegue a lo impulsivo.
32) Da la impresión de que quienes hoy delinquen y tienen 20 años no van a cambiar porque se los reprima más. Por lo tanto, a corto plazo no hay magia, hay que trabajar sobre los que hoy tienen 5 para que ese camino no sea su opción mañana, sabiendo que es a largo plazo. ¿Compartís esto?
Totalmente de acuerdo. Escribí en mi último libro: "En otro tiempo, a un niño pequeño lo educaban hasta los vecinos. Hacía falta la tribu entera para educar a un niño". Por eso digo que la labor del padre es humanizar al niño: te dije que no y es no. Frustrarlo, frustrarlo y frustrarlo. No me lo va a agradecer ahora, pero educar es frustrar amorosamente.
33) ¿Mano dura?
Mano dura no, yo hago lo mismo con mis alumnos en facultad: no los dejo usar el celular ni el notebook. Para ellos es tratarlos mal, pero la desintoxicación digital es necesaria, ya tiene hasta explicaciones biológicas. No estoy discutiendo el Ceibal, todo eso está fantástico, pero lo que pasan conectados nuestros hijos los está afectando cerebralmente. Daña al cerebro y además son horas que perdieron de sus vínculos. Primero hay que desintoxicar a los papás: una cena, dos, tres, sin celular. A mis alumnos ahora transé que a la hora y media les doy una dosis: prenden el celular como locos.
34) Un joven que nació en un hogar con todas las carencias afectivas y educativas que te puedas imaginar y que a los 20 años ya mató a dos ¿es recuperable?
Claro que sí.
35) ¿Por dónde pasa esa recuperación? ¿Por la mano dura?
La recuperación que puede tener tiene que ver con la historia de esa persona, pero también con la resiliencia: gurises a los que les faltó el papá, robaron, mataron, fueron abusados sexualmente, pueden empezar a dar una respuesta positiva. No todo el que tiene un padre alcohólico es alcohólico. Ese es el determinismo.
36) ¿Qué hay que hacer para recuperarlo?
Puede ser recuperable trabajando el vínculo y dándole un sentido a su vida, y que se haga responsable de lo que hizo para poder cambiar. También depende de las condiciones psicológicas de cada persona y del daño que la droga hizo, porque a veces hay gurises a los que uno agarra ya con un daño avanzado. Por eso pongo el ejemplo del perrito, esos quedan perritos: me pegás, te muerdo.
37) ¿Trabajás con chicos de barrios pobres?
Sí. Trabajo en Casavalle, con el Jubilar. Ahí una vez por día dos gurises barren el salón, entonces a cada uno le toca barrer una vez al mes. Mirá qué pavada. Una madre sacó al nene porque le dijo a la directora: "¡No barre en casa, va a barrer acá!" Entonces, cada uno emparcha con lo que tiene, es un tema cultural.
38) ¿Es un buen negocio esto, además de todo?
Esta es una asociación civil sin fines de lucro. Acá tenemos un centro de logoterapia y cuando digo que no vivo de los pacientes es verdad. Vivo de los talleres que doy en empresas, de los cursos, de viajar dando charlas. Los pacientes que hay acá permiten cubrir los gastos de la asociación civil. Un negocio creo que no es.
39) La autoayuda tiene muchos detractores. ¿Tus libros son de autoayuda?
Para mí toda literatura es autoayuda. Somos lo que leemos y lo que escribimos. Para mí Cortazar es autoayuda, García Márquez es autoayuda. No creo que autoayuda sea solo Coelho. Con mi anterior libro, Economía y felicidad, tuve la experiencia de personas que me dijeron que iban a consultar con un psicólogo, leyeron el libro y les ayudó. Por eso les digo en broma a mis colegas que haga terapia quien lo precisa y que ellos gasten horas también trabajando con padres, en empresas, en centros educativos. Que un paciente me diga "me tuve que poner firme para decirle a mi psicólogo después de seis años que no quería ir más", fijate el daño de eso. Acá en diciembre todo el mundo para afuera. Volvé en febrero y fijate si Alejandro sigue siendo el mejor psicólogo para ti, si precisás terapia o precisás fútbol.
40) Pero hacés marketing.
Yo no hago marketing para tener pacientes, no quiero tener más pacientes. Que haga terapia el que la precisa. ¿Cómo la gente va a creer en los psicólogos? Es imposible que la gente crea, si ser psicólogo es ser psicoterapeuta. Qué tristeza me da una sociedad en la que ser exitoso sea tener muchos pacientes. Para mí, ser exitoso es tener menos pacientes.
Montevideo Portal / Gerardo Tagliaferro
Fotos: Manuel Lino
Comentarios: tagliaferro@montevideo.com.uy



martes, 1 de diciembre de 2015

Columnas en "Las cosas en su sitio" Radio Sarandi 2015





Las columnas de radio surgieron en el año 2009. Habíamos invitado a Sergio Sinay por primera vez a Montevideo y Jorge Traverso era unlector de sus columnas en La Nación. Ello motivó que nos invitaran en su programa Tiempo Presente a hablar del evento. La entrevista motivó que Traverso me invitara a una columna semanal que se llamó HISTORIAS SENTIDAS, y que tuvieron lugar durante todo el 2010.
Luego en el año 2011 mi amigo y periodista Juan Andrés Elhordoy, me invitara a armar junto a él un espacio que llamamos " ECONOMIA Y FELICIDAD", esas columnas las puede ud escuchar aqui: Economia y Felicidad

http://www.espectador.com/enperspectiva/economiayfelicidad

En el año 2012, el espacio se llamo MIRADAS ENCONTRADAS. 
En el año 2013 no tuve columnas fijas en radio
Año 2014 comenzamos las columnas quincenales junto a Ignacio Alvarez , se llama EN BUSCA DEL SENTIDO, en el programa "Las cosas en su sitio" en Radio Sarandi


Haga click aqui para escuchar las columnas en Radio Sarandi, de este año.

La radio ha sido una manera maravillosa de acercar la psicologia a la gente. Creo que es una labor fundamental del psicólogo el poder ser "agente de Salud" y acercar una palabra de aliento, un texto, o un libro que pueda ayudar al oyente a lidiar con sus dificultades cotidianas.


Claves para regar mi plantita (Sobre Consumo de Marihuana y prevención)

Link a la presentación sobre Marihuana, Prevención

Economia y Felicidad en Amazon.com

Economia y Felicidad en Amazon.com

Educar Sin Culpa en Amazon.com


Educar Sin Culpa en Amazon.com

Optimismo y Sentido I (Claves para recuperar el entusiasmo por vivir)

Entrevisas y Columnas en TV

Videos

lunes, 30 de noviembre de 2015

Me refugio en el yo por miedo al tu

NUEVAS FOBIAS, FOBIA A LA ALTERIDAD, Y FOBIA A LA INITMIDAD
“La mayor parte de la labor psicoterapéutica está orientada a ayudar a los pacientes a establecer relaciones más intimas, sólidas y duraderas con los otros” (Irvin Yalom, Mirar al sol, página 107).
Mi amigo Carlos Díaz dice: “Me refugio en el yo por miedo al tú”. Vivimos refugiados en nosotros mismos, aislados de los demás nos vamos aislando de nosotros mismos, pues nos exiliamos en nuestra propia isla privándonos de conocernos al desconocer al otro. Las islas del individualismo, la mentira del “yo soy yo”, nos hace caer en soledades y angustias profundas y, sobre todo, nos anulan de crecer. El crecer como dice Yalom en intimidad, implica involucrarse en nuestros vínculos, en generar vínculos más sólidos, gracias a que nos comprometemos y en poder luego sostenernos en el tiempo.
Hace poco se festejaba en redes el “día del amigo”. Más vale perder el tiempo con amigos que, con el tiempo, perder amigos. Hacer amigos, mantener una pareja, mantener vínculos con nuestras familias, sostener relaciones laborales, implica dar nuestro tiempo, que es darnos a nosotros mismos. Los terapeutas luchamos diariamente por ayudar a nuestros pacientes a que generen vínculos sólidos. En esta era donde todo son “tips” y “apps” para solucionar aspectos prácticos. Darnos tiempo para charlar con un terapeuta, con un amigo, con la pareja, una vez por semana una hora, puede ser una linda lección de mindfulness, de calma, de aprender a ser sin hacer.
Como dice Bauman, en este mundo de sociedad líquida, donde todo es “touch and go”, hay que trabajar mucho para “touch and stay”. Los padres tenemos que hacernos tiempo para “tocar” a nuestros hijos, llegar a casa y abrazar, jugar. Quedarnos con el otro y no sacarnos a nuestros hijos o nuestra pareja de arriba como algo que molesta.
El psiquismo se forma tocando también, bañar a nuestros hijos puede ser estresante, pero también es una hermosa oportunidad para conocernos y aprender del tacto. Tocar y abrazar a nuestras parejas y familia, para que nuestros hijos vivan que la empatía se vive con hechos. También en la terapia, Yalom recomienda que el psicólogo esté atento a los saludos, a un abrazo necesario, un apretón caluroso de manos, para que la “hora de terapia” no sea algo distante y frío.
“Con el alba tendrás que marcharte” canta Sabina, linda canción, pero triste para los vínculos actuales, marcharnos al otro día sin preguntar nada, sin generar otro encuentro, sin ilusionarse. Este refugio en el yo, nos convence en solitario que tenemos la razón y así nos vamos privando del otro. Este refugio en el yo nos empacha de “mismidades”, autoerotismo existencial, no preciso del otro para ser feliz. Este era puede ser cambiada y debemos ser parte del cambio, si queremos ayudar a que disminuyan las consultas por ansiedad, depresión, estrés.
La “isla del yo” me hace dejar en Facebook los amigos que no votan lo que yo voto, que son de mi mismo cuadro de fútbol, etcétera. Elimino los que piensan distinto. De esta manera el miramos la realidad por el “muro de Facebook”, que me vende lo que quiero escuchar.
“El otro me salva de la cárcel de querer ser yo mismo” dice Santiago Kovadloff. El trabajo del psicoterapeuta desde su espacio será el de ayudar a que la persona pueda sostener vínculos y crecer en intimidad. No hay mejor manera para eso que crecer en intimidad en la propia relación paciente-terapeuta. Por eso desde nuestro modelo el abordaje se intenta (no siempre se logra, claro está, por varios factores del pacientes y del psicólogo) llegar al otro, ser auténticos y empáticos, para relacionarnos entre personas y no con el “rol” psicólogo. Los roles suelen distanciarnos de los demás, suelen servirnos para el trabajo, pero luego precisamos en cada momento, ser auténticos y ser empáticos con lo que nos pasa para poder crecer.
Otra característica fundamental de la relación terapéutica que también nos sirve para la vida general, es la “autorrevelación”. Cuando el psicólogo revela algo personal con la finalidad de ayudar al otro o de ser empático con lo que está viviendo. Por ejemplo, “yo no pasé por lo que ud. está pasando, pero he vivido algo similar cuando perdí a mi madre o cuando me echaron del trabajo anterior. “Al abrirnos, y revelar algo propio, inmediatamente invitamos al interlocutor (pareja, paciente, compañero de trabajo, hijos) a hacer lo mismo. Es como que uno dice “ya di un paso”, “ahora te toca a ti”. Quedará en el otro la chance de si puede también revelar algo de sí mismo o no.
También al llegar a casa, es importante sacarnos el “rol del trabajo” el “personaje” que traigo de “empresario”, “jefe”, “subjefe”, “periodista”, el que sea. Sacarnos el personaje del trabajador, para poder llegar a casa y entrar a “trabajar de padre y/o madre”. Recuerden la máxima  “Educar es cansarse amorosamente”. Para poder hospedar las frustraciones de nuestros hijos, precisamos darnos esos tiempos para salir del rol y que el hijo y tu pareja se relacionen con nosotros como personas y no con el jefe, el subjefe, el empresario…
Fobia a la intimidad es evitar en temas profundos, porque “ahora no es momento” y luego postergar así el crecer en el vínculo, manteniendo relaciones light y líquidas. Si evitamos el encuentro con el otro (alteridad) evitamos el encuentro con nosotros mismos y postergamos la felicidad. O solo nos relacionamos con los que piensan igual que nosotros. ¿Cómo vamos a crecer así? Se crece a partir de valorar al distinto, al diferente al que no piensa como yo.
Fobia a la alteridad, es por no conocerme, rechazo al otro y no me permito descubrir con quién estoy hablando. Si evito escuchar al que piensa diferente, me exilio, me autoanulo para encerrarme en lo que yo pienso y la isla así va creciendo en soledad y angustia. Es difícil crecer en intimidad si no me animo a estar solo.
Muchas veces los espacios de terapia, son esos mini lugares, que funcionan como un “snorquel existencial” (así me dijo alguien una vez). Linda imagen. Aquí puedo respirar, aquí puedo ser yo misma, dijo. Pero resulta que el “yo mismo “se nutre del otro, no hay yo sin el otro. El yo mismo es alimentar esa cárcel que dice Kovadloff, de creer que nadie puede entrar en mi vida. Siempre somos, como nos enseñó Buber, relaciones “Yo-Tu”. Nadie es solo, nadie es autodidacta, ni nadie se hace solo. Somos siendo con los otros, los otros incluyen los ex, los ex jefes, los ex novios, los ex amigos que nos ayudaron a ser lo que hoy somos. Y también incluyen las relaciones que tenemos hoy día, a medida que amplío la intimidad en mis vínculos, crezco en mi capacidad de felicidad ya que los vínculos nos sostienen en épocas tristes que tenemos que vivir. Si estoy viviendo alguna enfermedad, siempre se sobrelleva mejor si mantengo una red de vínculos que me ayudan a sobrellevarla, si estoy solo, la enfermedad propia puede empeorar.
Cortázar dice “Siempre fuiste mi espejo, de modo que para verme, tenía que mirarte”. El otro es ese espejo que me acerca a mí mismo, que me revela lo que no quiero ver. Los espejos en casa siempre nos devuelven la imagen que nosotros queremos ver. Pero el otro real, (pareja, amigos, psicólogo, compañero de trabajo, hijos) puede hacerme ver algo que nosotros no podemos ver. Es que en realidad sólo nos vemos bien en el otro, y con los otros, los que amamos y los que odiamos.
Recuerden que lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia. La indiferencia es la falta de empatía, es el “no existis” , te bloqueo en facebook, te bloqueo en Whatsapp y el bloqueo no puede durar más de una semana por miedo a que el otro luego no me acepte después cuando tenga que desbloquearlo. Tristeza actual, bloquear y desbloquear. Touch and go.
Las islas del individualismo, nos refugian, nos escondemos y atrincheramos en un yo inmaduro e infantil que todavía espera que los demás se acerquen a él. La persona sana menos reclama y más agradece. Se adelanta a lo que el otro necesita construyendo vínculos empatados y sólidos. El neurótico o inmaduro emocional se “empoltrona” en un yo narcisista, que dice “acá estoy yo y tu no te diste cuenta”. La actitud de reclamo nos aleja de los otros, la actitud de ir al encuentro, de abrirnos, de comunicar lo que sentimos sin ser agresivos, nos acerca. Para esto precisamos durar, permanecer y darnos tiempo para construir vínculos. Cuando un paciente me dice “Vengo porque quiero conseguir una pareja”. Siempre le respondo: “Metete de lleno en tus vínculos, no busques pareja, vamos a ayudarte a construir vínculos sólidos y la pareja aparecerá luego”.

Practicar la empatía en casa y en trabajo: con quien compartimos la paternidad: pareja, padres: 
  1. ¿Cómo estas hoy? Te noto contenta /cansada / alegre. ¿Me querés contar?
  2. “Papa estás cansado”: Respuesta Sí, me pego un baño y ya estoy con ustedes.
  3. “Mamá estás con cara de triste, ¿qué pasó? Respuesta: (Si me pesca con cara de tristeza, responder con empatía a eso, porque somos “psicoeducadores emocionales”.
  4. Papá te veo con cara de contento, contarme algo lindo de tu trabajo.
  5. Adultos (padre y madre o padre solo o madre sola: llegar a casa y saludar al otro con afecto. Solo a través del ejemplo se aprende la empatía.
  6. Salir del “glamour del cansancio” y estar disponibles emocionalmente para nuestros hijos. Disponibles para el beso, para el abrazo y también para el  “te dije que no y es no, no preguntes de nuevo” Sin agresividad y sin culpa.
  7. Al compañero de trabajo: ¿cómo estas hoy¿ ¿Puedo ayudarte en algo?

Practicar “crecer en intimidad en casa y en el trabajo”
  1. Hijo, ¿te conté que hoy un compañero de trabajo se casó?
  2. ¿Te conté que hoy una compañera de trabajo faltó porque su hijo estaba enfermo?(oportunidad para hablar de cómo se siente la madre, el hijo, del reencuentro).
  3. Al compañero de trabajo: “cómo estas, ¿nunca te conté que con mi señora nos estamos reconciliando?”.
  4. Vi que el otro día discutiste con el Jefe, sabés que a mí me pasaba lo mismo, ahora aprendí a relacionarme
  5. Hablar de las emociones y sentimientos. Todas las emociones, rabia, enojo, alegría, tristeza, miedo, son positivas, porque nos hacen crecer y nos ayudan a conocernos mejor.
  6. En el trabajo: “Hoy estoy preocupada porque mi hijo tiene un examen, pero dame 5 minutos que me recompongo”.
  7. Liderar con empatía. Valorar las emociones y los vínculos en el trabajo.

Lo que tu quieras mi amor (para que me quieras)

Autoridad viene de augeo: ayudar a hacer crecer. Autoridad y auge vienen de lo mismo. Todos crecemos como la hiedra, apoyándonos en algo que nos ofrece resistencia. La tiranía quiere que seamos eternamente niños. La autoridad ofrece resistencia pero hace crecer. Si no has tenido resistencia no creces recto, sino reptando…
Fernando Savater
“El hombre es un ser incompleto, sietemesino, depende absolutamente de su cuidado y del amor de una persona, que a su vez lo haya recibido de otra”.
Carlos Díaz
Los padres de hoy son unos “genios” para sus hijos. “Pide y se te dará”, parece ser el mensaje de los padres. Ya que los deseos de los hijos son órdenes para ellos. Quiero, quiero, quiero. La gente dice : “Los niños de hoy son demandantes”. No, no son demandantes, son niños, normalitos, piden y piden, está bien, son niños ¡que pidan todo lo que quieran!
La tarea del adulto es no satisfacer siempre el pedido del niño, no ceder al capricho, ya que solo hospedando las frustraciones, aprenderá a esperar y a desear. Si pide y le doy, lo hago demandante, le confirmo que soy un genio… que siempre voy a estar, que no le voy a fallar. Pero la vida no es así, el novio le va a fallar, el profesor también, el jefe también. Crecer es “hospedar las fallas” que no es más que confirmar que vivimos un mundo entre humanos y no entre dioses divinos…
Si los deseos de los hijos son órdenes para nosotros, salimos corriendo a satisfacer ese deseo, descuidando nuestra vida, nuestra salud y nuestros vínculos. “Si descuido al otro, me descuido a mi mismo” , afirma Carlos Díaz. Los adultos sentimos que debemos responder rápido, para que pare la rabieta porque no puedo escucharlo mas llorar. Por eso debemos madurar nosotros, para dejarlo llorar, dejarlo rabiar, esta aprendiendo a “autorregular” sus emociones. Debe hacerlo para crecer y para aprender de las frustraciones el camino a la felicidad.
La etapa de crianza de niños y adolescentes suele ser desgastante para el adulto. No sé si es más dificil o mas fácil que antes, creo que es una discusión que no sirve. Ahora es así, pero si estamos siempre cansados es difícil que podamos “sostener la rabieta” del niño o adolescente. Por eso es muy importante oxigenar nuestra vida de pareja, de familia, para respirar y poder así responder a nuestra tarea de padres.
Llego a casa y debo estar pronto para la angustia de los hijos o para la rabieta y saber sostener el no. Pero también disponible para jugar, cantar, abrazar, reír si no hay rabietas. Todos son milagros encubiertos, las rabietas, los juegos, los caprichos. No tenemos un hijo problema, es un hijo que crece, que quiere vivir y que nos dice “por favor papá, por favor mamá, educame, no quiero rabiar todo el tiempo, ni quiero quedar caprichoso… educarme papá, sé que es difícil, pero te pido que no aflojes”.
La demanda del niño o adolescente habla de lo que el quiere, pero ese vinculo se fortalece con la presencia del adulto (padres educadores) que no siempre deben responder a la demanda. Afirmar “son demandantes” es sacarnos el problema de arriba, nosotros no tenemos nada que ver.. Y no es así, el joven es reflejo de la conducta y valores de los adultos, ellos replican nuestra vida vacía o plena de sentido, nuestros humores y amores, el modo en que resolvemos los conflictos o el modo en que peleamos en la calle.
Decir “los jóvenes de hoy en día son así”, es desentendernos de la problemática actual. Debemos cambiar nosotros primero, debemos reaccionar. Es cómodo vivir sin visualizar que si los jóvenes son así, es un espejo que no quiero ver en mi. Nosotros debemos repasar el modo en que damos lugar a nuestros deseos, a nuestros caprichos a nuestras esperas y desesperaciones para ayudar a nuestros hijos y alumnos cambiar de actitud.
¿Cual juguito querés, mi amor? Porque tu tienes que elegir, tu puedes elegir”. Escuchamos esto en la panadería, en el súper. Y lo peor es que la sociedad individualista que vivimos no nos animamos a intervenir. El niño no crecerá en responsabilidad y en libertad si elige siempre lo que quiere, todo lo contarario, aprende y confirma el “ pide y se te dará”. Si el adulto elige sin culpa, el juguito, el lugar de vacaciones, los championes, o la comida diaria, no está anulando la capacidad de elegir de su hijo. Lo estará ayudando a vivir en comunidad, a crecer en un ambiente cálido, pero con normas y jerarquías claras.
Somos víctimas de los caprichos de los niños, y esta actitud del adulto no hace otra cosa que dejarlo como victima a sí mismo. Victima de sus deseos y de sus impulsos. Crecer y ser persona implica hacer algo con el mundo instintivo, no ceder a él, sino transformarlo al servicio del otro y de los demás. Quedar víctima de los impulsos nos hace vulnerables a las adicciones y depresiones, porque luego al crecer cuando el mundo no me de lo que quiero, puedo caer en depresión. Ojalá estas depresiones nos ayuden a rever el modo en que vivimos, para poder cambiar de actitud.
Si siempre educo a mi hijo en el “pide y se te dará”, le estoy mintiendo, porque cuando la vida no le de, la frustración y el golpe serán muy grandes. Si lo educo en la espera, en el deseo, en el camino y en el premio al final del camino, lograré fortalecer su autoestima, su autonomía, su sentido de seguridad, de independencia y su tolerancia a las frustraciones.
Una persona que no toma la vida en sus manos, queda victima de sus impulsos, o de lo que el otro le hizo (maestra, amigo, jefe, esposa o pareja). Ser responsable es responder a la vida con autoridad, es ser autor de mi propia vida y no vivir quejándome porque la vida no me da lo que quiero. Madurar es dejar atrás al niño para ser adulto, dejar de llorar, de reclamar permanentemente lo que me faltó o lo que no me dieron.
El que no quiere responsabilizarse de su vida siempre busca excusas para exonerarse. No podemos dejar a nuestros hijos víctimas de lo que les pasa. Ayudar a crecer es creer en su capacidad, creer en que pueden aprender del sufrimiento.
Como dice Carlos Díaz al principio de esta columna, somos sietemesinos, incompletos, precisamos del otro que nos ayuda que nunca nos completa, pero que nos humaniza en el proceso de convertirnos en personas.
En suma, si mi autoestima se nutre de otro adulto (pareja, amigos, familia, trabajo) no preciso nutrirme del afecto de mis hijos. Esto nos ayudará a sostener el “te dije que no y es no”, con autoridad firme pero sin agresividad. Con un amor que libera y que prepara al hijo para las vicisitudes que implica vivir.

Un médico con dos títulos...



“A mí me gustan los médicos que tienen dos títulos”, me dijo la vecina… Yo venía de comprar la comida cerca del consultorio y la vecina estaba afuera de su casa. Dos por tres charlamos, pero no mucho, yo apurado por salir o por llegar o por algo y ella siempre ahí tranquila, con tiempo para perder el tiempo.Esta vez -como en otras- me detuve y la saludé para charlar un rato.
- ¿Como anda?, pregunté.
- Muy bien, respondió.
- Me alegra.
- Te voy a decir algo, me dice, yo cuando voy a un médico pido que tenga dos títulos. El de médico y el de humanidad, sino no sirve… “El otro dia fui a un médico, de estos de dos títulos, me atendió muy bien y cuando salí de la consulta, me quedé afuera esperando un rato, entonces veo que entró una madre con su hijo y al rato salieron sonrientes de la consulta, y la madre le dice al hijo “anotaste el nombre del medico? ¡Anotalo!” Yo dije, ese es mi médico, el de los dos títulos…
Que nunca falte el otro título, el de la humanidad, que se reconoce en esos gestos simples de la señora, conversando conmigo y contándome la dulzura de su edad, del paso del tiempo y la sabiduría para rescatar lo profesional y lo humano, sobretodo lo humano, que se capta en ese gesto hermoso de la madre que le pide por favor, anota el nombre del médico, a este tenemos que volver no importa cuantos grados tenga, pero ¡por favor que tenga dos títulos!
Brindo por que la vida nos de la paciencia para encontrarnos cada día con nuestra vocación de servir y ayudar y nuestro segundo titulo, de ser humanos que acompañamos personas en búsqueda de un sentido a su sufrmiento.
El título de humanidad alivia el dolor, aminora la pena y nos devuelve la esperanza de ser consolados
La gente no quiere técnicos que reparen aparatos descompuestos al decir de Frankl, sino personas que acompañen personas.

Alejandro De Barbieri es psicólogo, docente y comunicador. Autor: Lo que cura es el vinculo, Economia y felicidad y Educar sin culpa. Podés seguirlo en twitter @AleDeBarbieri o visitar la web www.logoterapia.com.uy

Lecturas sugeridas :
“La relación medico paciente”, de Jorge Stanham
“La medicina desalmada”, Ed Trilce. Dr. Álvaro Diaz Berenguer
“El cuidado del alma en la Medicina”, Ed Urano, Thomas Moore

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Logoterapia y Depresión

El sol detrás de las nubes de la depresión, una visión logoterapeutica

Indice
1. Introducción a la Logoterapia
"Desde el punto de vista moral, las psicoterapias privilegiadas son la logoterapia y el counselling. Pero todas son admisibles, a condición de que sean administradas por psicoterapeutas guiados de un elevado sentido ético."
La Logoterapia es una escuela psicológica creada por Viktor E. Frankl (1905-1997), catedrático de neurología y psiquiatría de la Universidad de Viena. Frankl completó su formación humanística, después de la II Guerra Mundial -en la que fue prisionero de varios campos de concentración- con un doctorado en filosofía. Ha escrito 28 libros; el más conocido es el que relata su experiencia vital que tituló "Un psicólogo en el campo de concentración" y que en nuestro medio se editó como " El hombre en busca de sentido".
La palabra griega logos tiene varias acepciones. El significado preciso que le da Frankl a éste término es doble: "sentido" y "espíritu". Cuando Frankl asume el término logos como sentido y como espíritu se refiere a la voluntad de descubrir y satisfacer la necesidad profundamente humana de vivir una vida con sentido. Esta vida con sentido es la consecuencia de experiencias con sentido.
Su teoría psicoterapéutica se basa en una concepción de persona integral que incluye el ser biológico, psicológico y espiritual. Con esta idea antropológica estudia la situación del hombre de nuestro tiempo y encuentra en la búsqueda de sentido, la más profunda tarea existencial del mismo.
Esta perspectiva difiere completamente de las bases en que se fundamentan las distintas escuelas psicológicas, que generalmente tienen una visión psicosomática y social del hombre. La ausencia de espiritualidad, cercena lo más distintivo del ser humano y éste queda atado a los condicionamientos, ya sean biológicos, psicológicos o socioeconómicos.
Para la Logoterapia, ser hombres significa sobre todo la facultad de ir más allá de todos los condicionamientos, porque lo esencial y más valioso de la existencia humana se encuentra en su propia autotrascendencia.
La autotrascendencia es la capacidad de salir de uno mismo para volcarse a una tarea concreta que realizar, a una persona a quien amar o incluso para entregarse a un sufrimiento inevitable.
Podemos concluir de lo expuesto, que el ser humano tiene la posibilidad de superar las concepciones que lo presentan como una mónada cerrada. La Logoterapia lo inserta en una dimensión superior que sin dejar de lado lo biológico, lo psicológico ni lo social, lo integra en la esfera noética o espiritual. Para la logoterapia, el ser humano a pesar de los condicionamientos que lo estén limitando, jamás pierde la última de las libertades: la actitud a tomar frente a esos condicionamientos.
A modo de síntesis podríamos resumir los conceptos principales de la logoterapia:
1) Libertad de la Voluntad
Implica que el ser humano es único e irrepetible y que está llamado a la libertad y a la responsabilidad.
  1. La motivación principal del ser humano es descubrir el sentido de su vida.
  2. Voluntad de Sentido
    __b) vivenciales (Amor)
    __c) actitudinales (Sufrimiento)
  3. Sentido de Vida: que se logra viviendo valores__ a) creativos (Trabajo)
  4. Tríada Trágica: Sufrimiento, Culpa y Muert
Quién puede decir que no ha sufrido, que no se ha sentido culpable y que no morirá? Todos los hombres debemos enfrentar esta tríada para nuestro crecimiento en los valores de actitud.
La dimensión espiritual o noética es el "hilo conductor" de la logoterapia, porque contiene todos los recursos del espíritu humano capaces de ser empleados por el individuo para contrarrestar la enfermedad y los traumas que la vida acarrea. Estos recursos espirituales podemos resumirlos en:
  • Nuestra voluntad de sentido
  • Nuestra creatividad e imaginación
  • Nuestro amor
  • Nuestra conciencia y nuestra autoconciencia
  • Nuestro sentido del humor (autodistanciamiento)
  • Nuestro compromiso, ideales y valores
  • Nuestra responsabilidad y habilidad en la respuesta
  • Nuestra compasión y perdón
  • Nuestra conciencia de la finitud
2. Logoterapia y Depresión
Como es sabido podemos encontrar tres tipos de depresión agrupados bajo la categoría de trastornos afectivos: 1) Depresión reactiva o neurótica; 2) Depresión endógena y 3) Depresión orgánica.
1) Depresión reactiva:
Este tipo de depresión normalmente parece coincidir con un acontecimiento adverso de la vida, tal como la muerte de un ser querido, las desavenencias conyugales, los problemas económicos o de desempleo. No tienen un origen sino una razón, especialmente una razón para estar triste, como puede ser la pérdida de una pareja. La depresión se instala como reacción a tal acontecimiento ingrato y bloquea la superación psíquica.
2) Depresión endógena:
Son las que vienen "de adentro", sin razón, que no tienen un origen externo sino solamente un origen interno. Este tipo de depresiones son una respuesta a algún proceso interno desconocido. No son desencadenadas por ningún acontecimiento externo; simplemente, se abalanzan sobre la persona afectada. Por lo general, presentan ciclos temporales regulares.
3) Depresión orgánica:
Cuando se hace un diagnóstico de depresión es importante descartar las bases
orgánicas, puesto que el efecto y la conducta depresiva están asociadas muchas veces a una lesión cerebral o a la acción de ciertos fármacos.
Seguramente en estos días han estudiado estas definiciones profundamente.
Nuestra intención en primer lugar, es presentar brevemente a las depresiones noógenas y plantear la propuesta logoterapeútica para su superación. En segundo lugar, mostrarles nuestro modo de trabajo frente a las depresiones endógenas y plantearemos como desde nuestra antropología el poder "sobrellevar valientemente" esta enfermedad puede ser vivido como un logro personal.
De esta manera nos quedarían las depresiones reactivas para profundizar en otro momento.